Hatha Yoga

Hatha Yoga

¡Ven a probar una clase gratis!

Debido a su difusión mundial es el referente en el imaginario colectivo.

Pero el Hatha Yoga no es solamente ganar flexibilidad; ni un culto superficial del cuerpo; ni una herramienta artificial para aparentar en las redes sociales como parece que nos hemos acostumbrado a verlo; sinó un método que te lleva a través de la práctica hacia el Radja Yoga o el Yoga mental, es decir, que consigue unir

✨CUERPO – RESPIRACIÓN – MENTE✨

En el clásico Hatha Yoga merece una especial atención el sostener la posición (asana) durante un determinado tiempo; es tan importante el momento de entrar en la postura como el de mantenerla y posteriormente, deshacerla.

La mente se aplica al cuerpo, estando atenta a las presiones (o bandhas), estiramientos, mudras, masajes y respiración. El detenerse dentro de la asana (postura) permite hacer un ejercicio de auto-observación y atención plena; consiguiendo así que la misma asana se vuelva una meditación.

Hay que moderar muy bien el esfuerzo y saber cómo adaptar las posturas según las resistencias o patologías de cada alumno y alumna.

Con el tiempo, según la persona se vaya sintiendo más cómoda en la postura puede ir incrementando los tiempos. Aprender a escuchar el ritmo personal, sin entrar en las competiciones mentales y con el exterior, es también parte del aprendizaje del yoga.


Todas las posturas o asanas afectan al sistema nervioso y endocrino. Ayudan a trabajar la atención mental pura, que es la que percibe sin juicios ni prejuicios, eliminando el pensamiento mecánico.

 

El Hatha Yoga permite trabajar sobre el cuerpo, la agilidad y la resistencia, pero también sobre la psique y posibilita la entrada a estados superiores de conciencia.

Suryanamaskar
Apertura de cadera
Pranayama